Saltar al contenido

Diferencias entre sexo y el amor,
explicado por prepagos de Dulzón en Bogotá

Tanto el sexo como el amor son dos poderosísimas fuerzas en nuestras vidas, y a veces ambas están estrechamente ligadas, y las prepagos en Bogota de Dulzon tienen una vasta experiencia, tanto de una como de la otra.

Hablamos de fuerzas muy poderosas porque ambas, de una forma u otra, están fuertemente cargadas de sentimientos muy intensos y que son los que nos motivan a formar amistades, relaciones, sociedades y hogares.

Sin embargo, cuando nos referimos a una relación donde están envueltas damas profesionales y de lujo como son las prepagos de Dulzón, la pregunta obligada es ¿cómo pueden reconocer las diferencias existentes entre el sexo y el amor y cómo hacen para evitar enamorarse?

Las prepagos online y la delgada división entre sexo y amor

Para poder tener una lectura más clara y objetiva sobre este interesante tema, entrevistamos a varias de las hermosas prepagos de Bogotá para conocer sus opiniones, experiencias y comentarios y como siempre hubo interesantes sorpresas.

  • No siempre es fácil distinguirlo

No es tan sencillo ni fácil como parece porque somos damas de compañía, pero también somos mujeres, tenemos sentimientos y es casi imposible no sentir alguito de sentimiento por algún cliente en particular ¡es que casi todos son demasiado bellos!”, exclama emocionada Gertrudis, una simpática scort online.

¿Cuáles pueden ser las señales? Para empezar un detalle que aparezca de repente, una llamada que no sea de trabajo sino simplemente para saber cómo estoy, ese tipo de cosas. Al final una está clara de su situación, no podemos olvidar que se trata de un trabajo en donde caminamos por la cuerda floja”, asegura.

Así como Gertrudis, otra escort de Dulzón de nombre Nicole coincide en que a veces una simple cortesía o galantería inesperada podría malinterpretarse, pero son casos en donde la experiencia sale a flote y pone las cosas en su lugar:

Se trata de un oficio que exige mucho autocontrol, una gran carga de concentración, tanto física como mental porque en ocasiones una caricia, un regalito o una aparición inesperada puede ser la diferencia entre sexo y amor, pero todo eso queda aclarado gracias a la experiencia”.

Cuando se les hizo una pregunta directa acerca de cuáles son para ellas las diferencias más obvias las respuestas variaron un poco:

La principal diferencia es la afectiva: comienza a piropearte con cierto sentimiento, a buscarte fuera del trabajo, a interesarse por cosas que antes no preguntaba, a intimidar sobre la familia, esa es la principal”, asegura Irene, una de las chicas prepago de Dulzón con más experiencia en estas lides.

Esta rubia puntualiza que “la diferencia principal es cuando te ofrecen ser parte integral de sus vidas, visitarte directamente a tu casa solo para conocerme más sin ningún trasfondo sexual, cuando preguntan si tenemos pareja, si sería posible aceptarle una invitación a comer. Todas esas son señales de que quieren que seamos parte de su vida diaria.

Para Nicole, otra joven de Dulzón en Bogotá, “la diferencia estriba en los sentimientos y eso se puede notar cuando tenemos sexo: son más acomedidos a lo que nos gusta, nos hacen más preguntas y se interesan por lo que somos más que por lo que hacemos en la intimidad”.

  • No es imposible, pero poco probable

Otro punto interesante que surgió durante las entrevistas a estas prepagos de Dulzón era el relativo a si consideraban posible que surgiera una relación en donde el sexo y el amor fueran una realidad y casi todas coincidieron en que nada era imposible en la vida, pero era poco probable.

Eso hay que preguntárselo a Julia Roberts, dice Yolanda riendo.

Luego seria indica que “es una situación complicada que particularmente nunca me ha pasado, pero sí la he conocida por otras colegas. Creo que lo ideal es marcar una línea para evitar que ocurra porque es algo que puede pasar”.

En su experiencia como scort online, indica que “no, no es imposible, pero en verdad es complicado porque cuando se trata de un cliente con el que uno ha estado para volverlo a ver fuera de aquí, cuadrar los horarios y todo eso, se vuelve complicado. No crean que el problema son los celos, es la falta de tiempo y la incompatibilidad de horarios”.

Al respecto expresa que “yo he tenido casos de clientes muy atentos y dulces que por momentos parecieran caer en el enamoramiento y rápidamente les hago ver que no será posible y que lo ideal es mantener separados ambas cosas, por supuesto que no es fácil, todos somos humanos”.

¿Existen señales claras?

Además de mensajes y visitas inesperadas, preguntas personales o una distinta intensidad durante el acto sexual, la pregunta clave de si era posible identificar las señales claras se hizo más pertinente que nunca para estas scort de Dulzón.

Para empezar, estaba el hecho de buscarlas para realizar actividades mucho más personales, hablarles de la familia, idear un futuro común, o sencillamente, declarar sus sentimientos.

Cuando algo así pasa suelo ser lo más atenta posible porque de ninguna manera deseo herir sus sentimientos, y menos cuando se trata de alguien que te está demostrando una parte tan privada y única, pero también puede pasar que por mucho sexo que haya no se genera ese feeling entre ambos”, aclara Gertrudis de forma objetiva.

Aclara que “las señales están ahí: pequeños detalles como besar más de lo que hacía antes, muchos abrazos, muchas caricias que son más de enamorados que de amantes, hablar de la familia, o inclusive fantasear con tener una familia juntos”.

¿Cómo hacen para mantener separados los sentimientos?

Otra pregunta muy pertinente que le hicimos a estas damas de compañía que practican sexo en Dulzón era cómo podían hacer para mantener separados estos sentimientos tan complejos como lo son el sexo y el amor en un oficio como el de ellas.

Para ser una scort en Dulzónes indispensable actuar como una profesional y entender que estamos en un oficio que ofrece es una fantasía, una evasión, un escape de la realidad y no la vida en sí”, opina con mucho profesionalismo Margorie.

Luego agrega que “no niego que muchos son atentos y muy lindos con una, pero es una relación laboral y así debe de mantenerse”.

Con respecto a este punto dice que “me mentalizo, me concentro y entiendo que es una actividad íntima y lúdica, pero ocasional donde se ofrece un servicio de satisfacción y placer, pero que los sentimientos deben permanecer fuera del cuarto, de esa manera se podrá disfrutar de algo pleno y satisfactorio y al mismo tiempo sin complicaciones”.

Yolanda riendo de nuevo, “lo que pasa es que yo soy muy atenta y muy extrovertida y cariñosa, eso hace que en ocasiones se me haga complicado hacerle ver a los clientes que todo es una fantasía, un juego de roles, una divertida y excitante evasión de la realidad”.

No cabe duda que ser parte del “oficio más antiguo del mundo” hace a estas hermosas prepagos de Dulzón todas unas expertas en la materia, pero como bien lo puntualizaron Yolanda y Gertrudis no es algo fácil porque todos somos humanos y todos tenemos sentimientos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad