Saltar al contenido

La aplicación de PVC en los perfiles sanitarios supone una gran ventaja

Los perfiles sanitarios son perfectos para los rincones complejos en cámaras frigoríficas o espacios que requieran una gran higiene.

En primer lugar, es preciso señalar en qué consisten los perfiles sanitarios y, sobre todo, qué utilidad tienen. Atendiendo a esta parte etimológica, los perfiles sanitarios consisten en un remate específico cuya instalación permite una mejor limpieza y desarrollo de la higiene en los lugares donde se ubican, normalmente rincones con difícil acceso o juntas. Con ello, se evita la acumulación de residuos, polvo y demás suciedad, a la par que ayudan al equipo de limpieza a mantener la higiene y la pulcritud del espacio. 

Por tanto, se puede decir que un perfil sanitario PVC es un elemento imprescindible a la hora de rematar juntas, rincones, bisagras y demás, en espacios que precisan disponer de una higiene especial, como pueden ser las cámaras frigoríficas, las habitaciones blancas, y también pueden servir en laboratorios o quirófanos. Una de las grandes ventajas es la resistencia de su material, a base de PVC, que no solo soporta la aplicación de los productos de limpieza, sino que también, estos perfiles sanitarios son capaces de aguantar los lavados a presión. 

Entre otras causas, apostar por estos elementos garantiza la higiene y la conservación de los productos, alimentos, medicamentos o cualquier elemento de especial tratamiento, pues hacen posible el mantenimiento higiénico que requieren. 

Así son los perfiles sanitarios

Por regla general, los perfiles cóncavos sanitarios PVC poseen dos piezas. Una hembra que puede ser también de PVC, o también, existen de aluminio, que es la que se aplica directamente en la esquina que se quiere cubrir con el perfil. Y después, otra aplicación cóncava que cubre esa primera pieza y hace el efecto de redondez en la esquina, cerrándola y facilitando de ese modo, que no se acumulen residuos. 

Estas piezas cóncavas, que dan la curvatura de la esquina, son muy recomendables para su aplicación en industrias alimentarias, así como en mataderos, supermercados y también en laboratorios.

Una instalación sencilla 

Está claro que es preciso aplicar los perfiles sanitarios PVC basándose en los criterios profesionales, y para ello, debe ser personal cualificado el que los instale. Sin embargo, su aplicación es sencilla y se hace con relativa celeridad. Generalmente, el perfil que va anclado en las paredes, con forma esquinera o ángulo de 90º, se fabrica con longitudes estándares, unos tres metros en la mayoría de los casos. Eso permite que cada cliente pueda cortar las piezas con las longitudes que vaya necesitando. 

Lo primero que hay que hacer es atornillar o anclar esa escuadra hembra en la pared-pared, pared-suelo o pared-techo con el elemento específico que determine la pieza. Una vez esté bien realizado dicho proceso, se encaja la pieza cóncava de PVC a través del sistema diseñado para que calce con exactitud. Una vez hecho, se sella el rincón, dejando la superficie redondeada, para facilidad de su mantenimiento higiénico-sanitario. 

Utilidades de los perfiles sanitarios de PVC

El propio material del que están fabricados ayuda a la higiene, ya que resiste limpiezas de calado con productos químicos. Además, otra de las ventajas del PVC, es que al ser un material plástico, evita su corrosión y oxidación, lo que también es una cuestión apreciada. Gracias a la continua innovación de los equipos que desarrollan estas piezas, han logrado que su resistencia alcance las mayores cotas. 

En definitiva, si se precisa un sellado higiénico en cualquier establecimiento, porque así lo marque la normativa, o en espacios que decidan mantener una pulcritud máxima, desde luego, la solución de los perfiles sanitarios de PVC es la mejor opción. Esto impedirá, por un lado, que se acumulen suciedades, así como también el polvo, y por supuesto, facilitará la labor de los equipos de limpieza, como se ha visto con anterioridad.

Por tanto, también se puede aplicar en todo tipo de edificios, oficinas, incluso en hogares, en aquellos rincones que se considere necesaria una buena higiene, como pueden ser alacenas, cocinas o cuartos de almacenamiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad