Saltar al contenido

Césped artificial: usos más allá del jardín

El césped artificial es un recurso paisajístico sin precedentes desde que se creó este material para jardines. Pero, los primeros que salieron al mercado en los años 60 del siglo XX eran realmente rudimentarios y se notaba su apariencia sintética. Hoy en día, los modelos han variado y tienen diversos aspectos que se adaptan a todo tipo de proyectos.

Todos pertenecen a la categoría de césped artificial realista y vienen en modelos y estilo que imitan a la perfección la hierba natural de diversas especies como las conocidas por los paisajistas y jardineros como cynodon dactylon, paspalum notatum, stenotaphrum secundatum y pennisetum clandestinum.

Estas son las que se conocen comúnmente como grama, zacate agrarista, grama dulce, cañamazo, gramillón, grama americana y pasto colchón, entre otras. Algunas de estas especies naturales solo pueden darse en sitios geográficos determinados con sol y temperaturas adecuadas.

Pero, su versión hermana y sintética permite su instalación desde las costas del Caribe, pasando por los pueblos de los Pirineos y hasta en las poblaciones del Sahara y lucirán siempre bien y con mínimo mantenimiento. Econatura Levante dispone de variados modelos para elegir el que más le guste a sus clientes.

Ventajas del césped artificial

Ahorro de agua y tiempo

Ya no será necesario regar el jardín porque la grama sintética no requiere agua. Esto ahorra no solo tiempo para esta labor, sino reducción en la factura de los recursos hídricos.

Mantenimiento sencillo

Si el césped artificial es instalado por verdaderos profesionales como los de Econatura Levante, el mantenimiento posterior para los dueños será sencillo.

Bastará con un cepillado o barrido ocasional, el paso de aspiradora y hasta se puede lavar con la manguera y jabón neutro para mayor higiene.

Siempre verde

Esta es otra ventaja significativa: el césped artificial lucirá espléndido siempre. No importa si es verano, primavera, otoño o invierno.

Todo sitio con hierba sintética será un oasis o remanso natural de paz que invita al confort y al relax.

¿Dónde se puede usar el césped artificial más allá del jardín?

Los profesionales expertos puede asesorar en cada proyecto de manera personalizada, pero hoy el césped artificial permite su uso innovador en espacios diversos como estos:

Balcones y terrazas

Por supuesto que los jardines y patios se benefician del césped artificial. Sin embargo, la imaginación no tiene lugar para los límites y cada vez son más las aplicaciones.

Los exteriores como las terrazas y los balcones, donde no hay tierra para sembrar hierba, se benefician de espacios verdes con una capa de césped artificial y algunas macetas con plantas y flores naturales.

Cafeterías, hoteles y restaurantes

Los locales de hostelería son los mayores beneficiarios del césped artificial empleado en proyectos de interiorismo.

Paredes verdes con un toque natural o vintage y suelos como praderas en zonas decoradas para el confort de los clientes son ejemplos de esto.

Espacios públicos

Las zonas que son responsabilidad de los ayuntamientos o municipios como plazas, parques infantiles y canchas deportivas que se recubren con césped artificial requieren una inversión inicial, sí, pero después es un alivio presupuestario para la Administración al no requerir riego, jardinería, fertilizantes y abonos y resiembra tras los inviernos y veranos que causan daños.

Los colegios y guarderías también han venido cambiando la hierba natural por el césped artificial no solo por las ventajas ya mencionadas, sino porque es antialérgico y no sirve de hábitat a insectos que pueden causar picaduras en niños.

Asimismo, se ha demostrado que si un pequeño se cae sobre el césped artificial este amortigua mejor el golpe que un sustrato natural que puede tener pequeñas piedrecillas que lastimen.

Canchas deportivas

El fútbol, el tenis, el béisbol, el fútbol americano y otros deportes usan canchas de césped natural y este necesita mucho cuidado para cumplir las normas de cada federación.

No obstante, usando canchas o campos de césped artificial se eligen los modelos, grosores y alturas que establecen las normativas al inicio de su instalación y ya no será necesario cortarlo y regarlo.

Bastará con la limpieza y cepillado rutinario y no habrá ningún tipo de problema con respecto a las reglas de cada juego.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad