Saltar al contenido

¿Por dónde empezar a arreglar la casa después de una inundación?

Arreglar la casa después de una inundación es una tarea bastante complicada, pero no por ello imposible. El alcance de las obras está estrechamente relacionado con las pérdidas que hayas sufrido por la inundación. A veces la situación se consigue controlar nada más empezar, pero otras veces (sobre todo cuando no había nadie en casa), las pérdidas son bastante mayores. Así pues, ¿por dónde empezar a arreglar la casa después de que se haya inundado?

Reparar la avería

Lógicamente, no se puede empezar la reforma después de una inundación sin encontrar la causa del problema y eliminarla. Solo así te asegurarás de que la casa no se vuelva a inundar. En ocasiones, el problema es pequeñito, por ejemplo una tubería resquebrajada. Sin embargo, a veces la avería es mucho mayor de lo que imaginabas. En estos casos, los minicréditos pueden resultar la solución al problema. Al fin y al cabo, cortar el agua es una solución momentánea y no puedes esperar a ahorrar el dinero necesario para la reparación de la superficie dañada y la propia instalación de fontanería.

Eliminar pinturas y revestimientos

Para empezar a arreglar la casa después de una inundación, debes eliminar todas las capas de pintura y revestimiento que se hayan deteriorado. Es fácil distinguir lo que se puede tirar del resto de capas, ya que los revestimientos dañados se descascarillan. Para retirar estas capas, se usa una espátula, o un martillo si el agua ha penetrado en capas más profundas de la pared.

Secar las paredes

Después de retirar las capas dañadas, hay que secar el resto de la superficie. En función de la estación del año, el alcance de los daños y el presupuesto, puedes esperar a que las paredes sequen solas, utilizar soluciones de bajo coste para superficies pequeñas (como usar un secador de pelo) o alquilar material profesional para el secado de interiores. Todo depende de lo que prefieras, ya que cualquiera de estas soluciones puede funcionar.

Renovar la superficie de las paredes

Finalmente, cuando las paredes estén limpias y secas, puedes pasar a la parte más importante de la renovación. En primer lugar, debes cubrir la pared (o la superficie que sea) con imprimación, y después con masilla Esta tarea puede llevar bastante tiempo, sobre todo si los daños han sido significativos.

Finalmente, puedes pintar las paredes y el techo. No obstante, recuerda que solo puedes empezar esta actividad cuando las paredes se hayan secado por completo. De lo contrario, el resultado no será satisfactorio. Por otro lado, tampoco puedes olvidarte de que las paredes tengan un aspecto estético. No pintes únicamente la superficie dañada, ya que quedará feo. Mejor renovar por completo toda la habitación. Ten en cuenta que si no lo haces, el color y la textura de las paredes pueden diferenciarse claramente.

Al acabar la reforma, puedes olvidarte de los percances causados por la inundación. Aunque la reforma integral seguro que resulta una tarea exigente, el efecto final en forma de habitación bonita y renovada te permitirá olvidarte rápidamente de los esfuerzos relacionados con la obra.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad