Saltar al contenido

Ventajas del papel pintado para decorar tu hogar

decorar papel pintado

El papel pintado, en distintas texturas, colores y estampados, ofrece muchas combinaciones en la decoración de un espacio interior. De hecho, es clave para vestir una o varias paredes. ¿Qué ventajas produce su uso en un proyecto de interiorismo?

Fácil de instalar

Es uno de los principales beneficios que plantea en la práctica. El papel pintado fácil de colocar es un recurso decorativo con un sencillo proceso de instalación.

Tendencia de decoración que triunfa desde hace tiempo.

Una inspiración que plantea opciones distintas. Por ejemplo, puedes cubrir todas las paredes con un acabado original. Pero existen otras alternativas de estilo como enmarcar una única pared para remarcar el contraste con el contexto. Y, si lo prefieres, también puedes empapelar dos de ellas. En ese caso, elige dos paredes que se unan en una de las esquinas de la habitación.

Ideal para disimular esas pequeñas imperfecciones que dañan la estética de la pared.

La estancia luce una imagen totalmente renovada. En definitiva, es una propuesta decorativa que tiene un componente artístico.

El papel se quita con facilidad.

Su utilización es muy sencilla, más allá del momento de su colocación. Y, después, también puede retirarse de la superficie con la misma facilidad. La decoración de un espacio está abierta a otras modificaciones en el futuro. Surgen otras necesidades y cambios de etapa que llevan a redecorar el interior. Un papel pintado de calidad tiene un tiempo de vida muy largo. Y su precio, generalmente, es muy asequible.

Es una propuesta de decoración estética y funcional.

En primer lugar, lo que llama la atención de un papel bonito es su diseño. Puedes encontrar modelos en un acabado liso, fondos inspirados en la naturaleza y en estampados geométricos. El papel hace que una pared se convierta en un gran cuadro. Además, es un formato práctico que ofrece distintos usos en la vivienda. Puede rejuvenecer una pared con un aspecto envejecido, ya que disimula sus pequeños defectos. Es perfecto para diferenciar ambientes en un espacio interior. Por ejemplo, una pared con un papel pintado, que tiene un acabado distinto en el dormitorio, sirve para enmarcar una zona de estudio. Y puedes dar una estética diferente al cabecero de cama y hacer que este sea el punto focal.

Cubre la pared con la máxima precisión,

El papel pintado se adapta perfectamente a la forma y medidas de la pared. Viste una de las partes más importantes de cualquier estancia. Un papel pintado bonito es un punto focal en un espacio. Y, además, combina con muebles de distintos estilos. Puedes utilizar el papel pintado en un inmueble con un look rústico, industrial, clásico, contemporáneo, nórdico, minimalista, campestre o ecléctico.

No solo viste las paredes de algunas de las estancias del hogar. El papel pintado también puede transformar el aspecto de un mueble.

Otra opción interesante y dependiendo del papel que utilices es incorporar pegatinas originales con las que obtendrás un aspecto totalmente personalizado y único.

En definitiva el papel pintado es una excelente opción de decoración por su sencillo proceso de instalación, las múltiples opciones de decoración que te ofrecen de tal forma que sin hacer ningún otro cambio en una estancia en cuanto a muebles y complementos puedes crear un contexto totalmente renovado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad