Saltar al contenido

Cómo el sándwich obtuvo el nombre de las sesiones de juego

sandwich

John Montagu, el británico más conocido como «Lord Sandwich», nació en 1718 y murió en 1792. Vivió y trabajó en el siglo XVIII, durante el período barroco. Fue el 4º Conde de Sándwich, y almirante en la flota del rey de Gran Bretaña, Jorge III.

Cuenta la leyenda que el conocido bocadillo frío tomó su nombre de este lord inglés, y hay una crónica muy interesante detrás de ese hecho. La historia del sándwich es una historia de nobleza que comienza en el estómago de un conde hambriento e ingenioso.

¿Por qué el sándwich lleva el nombre de Montagu?

El conde de Sandwich era un gran jugador. Y ha trascendido que, un día de 1765, lanzado a una de sus interminables partidas de cartas, sintió la necesidad de ingerir algún alimento para saciar su apetito. Pidió que un camarero le trajera dos rebanadas de pan con algo de guarnición, unos embutidos y un poco de queso.

Montagu rellenó las rebanadas con el resto de ingredientes, y descubrió que este plato tenía dos cualidades esenciales para él. En primer lugar, no necesitaba salir de la mesa de juego para comer. Y en segundo lugar, el diseño del bocadillo le permitía conservar las manos limpias durante la partida. Sin lugar a dudas se convirtió en su refrigerio favorito durante las largas horas de juego.

Este hábito de comida rápida atribuido a Montagu, rápidamente se hizo conocido por todos, pero todavía no tenía un nombre. Como John Montagu pedía mucho el bocadillo, el resto de jugadores empezaron a pedir “un sándwich”, y de ahí la denominación que ha llegado hasta nuestros días.

Ya fuera en aquellas partidas de cartas barrocas, como en los juegos de casino en línea de hoy día, puedes aprender cómo se juega a la quiniela, o realizar tus apuestas a la ruleta o tragamonedas, y compartir esta afición práctica y deliciosa del lord.

¿Cómo el sándwich se hizo una comida tan popular?

Si bien el sándwich inicialmente solo se conocía como un pequeño alimento en las fiestas nocturnas de hombres, hacia fines del siglo XVIII su consumo se popularizó. Las damas pronto comenzaron a reunirse para tomar uno de estos bocados rápidos, y también era una deliciosa merienda se ofrecía en las fiestas de baile. En el siglo XIX, el sándwich ya formaba parte integral de casi cualquier cultura.

E incluso hoy en día, sigue siendo un bocadillo popular en todo el mundo. La versión original de Montagu, se ha ampliado para incluir muchas recetas diferentes y variadas a lo largo del tiempo. Ni siquiera el propio John Montagu podía imaginar el inmenso éxito que tendrían esos bocadillos en el transcurso de los últimos años.

Sin embargo, lo más probable es que el “Conde Sándwich” consumiera sus bocadillos mayormente en su escritorio de trabajo, donde pasó tres cuartas partes de su vida. Especialmente a partir de 1765 cuando ocupó un cargo en el gobierno que no le dejaba apenas tiempo para jugar.

Juegos de cartas y apuestas entonces y ahora

En aquellos tiempos, los juegos de cartas y los juegos de azar eran ocupaciones importantes. Y el conde era un gran jugador. Cuando se planeaban los juegos, y se organizaban las partidas, los aristócratas adquirieron la costumbre de tomar comidas frías que llevó a la consagración de este tipo de bocadillos.

La sucesión de Montagu está asegurada por el undécimo Conde de Sandwich, que acaba de crear una empresa de comida rápida llamada «El Conde de Sandwich«. A fin de cuentas, puede que su antepasado no haya inventado el sándwich, pero no cabe duda de que inmortalizó el nombre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad