Saltar al contenido

Descubriendo Mallorca en 3 días: El paraíso mediterráneo

Mallorca es la isla más grande del archipiélago Balear y un destino turístico muy apreciado por su diversidad de paisajes, playas de ensueño y riqueza cultural. Si cuentas con tres días para descubrir este oasis mediterráneo, te presentamos una guía alternativa de que ver en Mallorca para disfrutar al máximo de tu estancia.

A través de esta ruta, exploraremos los rincones más emblemáticos de la isla, Palma de Mallorca, la Serra de Tramuntana, encantadores pueblos y playas vírgenes.

Palma de Mallorca: Un viaje por la historia

La capital de Mallorca, Palma, es el lugar perfecto para comenzar a explorar la isla. Comienza tu visita en la Catedral de Mallorca, también conocida como La Seu, una joya arquitectónica gótica con toques modernistas de Antoni Gaudí y Miquel Barceló. A poca distancia, encontrarás el Palacio Real de La Almudaina, residencia de los reyes de Mallorca desde el siglo XIII.

El primer día, visita el Castell de Bellver, una fortaleza gótica del siglo XIV situada en una colina que ofrece vistas panorámicas de la ciudad y la bahía. El castillo, único en su diseño circular, alberga un museo de historia que te permitirá adentrarte en el pasado de la isla.

En el centro histórico de Palma, descubre la Basílica de Sant Francesc, un ejemplo destacado del estilo gótico mallorquín. Admira su impresionante fachada y las tumbas de personajes ilustres como el filósofo Ramon Llull. A continuación, dirígete al Mercat de l’Olivar, un animado mercado donde podrás degustar productos locales, como sobrasada, quesos y vinos, y sumergirte en la vida cotidiana de los mallorquines.

Concluye tu primer día con un paseo por el Paseo Marítimo, una avenida llena de bares, restaurantes y clubes nocturnos. Aquí podrás disfrutar de la animada vida nocturna de Palma y degustar deliciosos platos de la cocina mediterránea.

La Serra de Tramuntana: Maravillas naturales y senderismo

Dedica el segundo día a explorar la Serra de Tramuntana, una cordillera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este impresionante paisaje montañoso ofrece numerosas rutas de senderismo y ciclismo que te permitirán descubrir la belleza natural de la isla.

Comienza tu aventura en el Parque Natural de la Península de Llevant, un espacio protegido que alberga una gran diversidad de flora y fauna, así como playas vírgenes y acantilados espectaculares. Aquí podrás realizar caminatas por senderos que atraviesan bosques mediterráneos y disfrutar de las vistas panorámicas del mar.

A continuación, visita el Torrent de Pareis, un impresionante cañón que desemboca en la paradisíaca cala de Sa Calobra. Este lugar es ideal para practicar senderismo y disfrutar del entorno natural, con sus paredes escarpadas y aguas cristalinas. Si prefieres actividades más relajadas, también puedes optar por un paseo en barco por la costa para admirar el paisaje desde el mar.

Los encantadores pueblos: Alcúdia y Pollença

En el tercer día, conoce dos de los pueblos más emblemáticos de Mallorca: Alcúdia y Pollença. Alcúdia, situada en el norte de la isla, es famosa por su casco antiguo amurallado. Pasea por sus callejuelas adoquinadas y visita la Iglesia de Sant Jaume, un hermoso templo gótico. También puedes explorar las ruinas romanas de Pollentia, un testimonio del pasado romano de la isla.

Desde Alcúdia, dirígete a Pollença, un pueblo pintoresco que conserva su encanto tradicional. En Pollença, visita la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, un imponente edificio religioso construido en el siglo XVIII, y admira el retablo mayor barroco. Luego, sube los 365 escalones del Calvario, una empinada escalinata que conduce a una pequeña capilla en la cima de una colina. Desde allí, disfrutarás de increíbles vistas panorámicas del pueblo y sus alrededores.

No olvides recorrer el animado Puerto de Pollença, donde encontrarás una gran oferta de bares, restaurantes y tiendas locales. Aquí podrás degustar platos típicos de la gastronomía mallorquina, como el tumbet o el frito mallorquín, mientras contemplas el mar y el paisaje montañoso.

Pasa la tarde en la playa de Formentor, una de las playas más hermosas de Mallorca, con su fina arena blanca y aguas turquesas. Esta playa se encuentra en el extremo norte de la isla, en un entorno natural impresionante. Puedes acceder en coche o en barco desde el Puerto de Pollença, disfrutando del paisaje durante el trayecto.

Con esta guía de tres días, tendrás la oportunidad de explorar lo mejor que Mallorca tiene para ofrecer, desde su rica historia y cultura en Palma de Mallorca, hasta sus maravillosos paisajes naturales en la Serra de Tramuntana, y su encanto tradicional en los pueblos de Alcúdia y Pollença.

No cabe duda de que este viaje por la isla te dejará con recuerdos inolvidables y deseando volver para seguir descubriendo sus múltiples encantos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad