Saltar al contenido

5 consejos para aliviar tus hemorroides para siempre

hemorroides

Las hemorroides externas e internas pueden causar molestias en tu día a día. Es normal que busques ayuda para poder aliviar tus síntomas de almorranas de la manera más rápida posible.

Existen tratamientos efectivos para eliminarlas de forma permanente. Hay tratamientos caseros, remedios naturales y hábitos saludables que contribuyen a aliviar los síntomas y prevenir su reaparición. Si quieres más información sobre todo esto, te recomendamos hacer clic en este enlace: https://proctolog.es/

¡Te dejamos nuestros mejores consejos para aliviar tus hemorroides!

  1. Utiliza pomadas con trimebutina y ruscogenina

Te recomendamos Proctolog Pomada, un medicamento tópico sin receta, cuyo titular es el laboratorio farmacéutico Desma. Con propiedades antiinflamatorias y anestésicas, acelera el alivio de hemorroides externas e internas y fisuras anales.

También pueden ayudarte los medicamentos de venta libre como el ibuprofeno, que reduce el dolor y la inflamación. Siempre debes acudir antes a un especialista proctólogo o a tu médico de cabecera para que te aconseje qué tratamiento se ajusta más a tu caso personal.

Ventajas de las pomadas y medicamentos antiinflamatorios

  • Alivian el dolor y la sensación de ardor debido a su efecto analgésico.
  • Reducen la inflamación y la hinchazón de las venas hemorroidales.
  • Promueven la curación de tejidos dañados gracias a ingredientes que pueden fomentar la regeneración celular.
  • Proporcionan un efecto refrescante que alivia la incomodidad.
  • Son de fácil aplicación y ofrecen una solución práctica y discreta.
  • A menudo tienen un inicio de acción rápido, proporcionando alivio poco después de la aplicación.
  • Algunos productos combinan antiinflamatorios con anestésicos locales para un alivio más completo.
  1. Mantener una higiene adecuada en la zona afectada

Cuando sufres esta condición, este área se vuelve aún más sensible y propensa a irritarse, por lo que entra en juego la importancia de una buena higiene. Debes seguir estos consejos para aliviar tus hemorroides.

  • Después de ir al baño, en lugar de usar papel higiénico tradicional, el cual puede ser áspero y empeorar la irritación, piensa en alternativas más suaves. Puedes optar por toallitas húmedas sin alcohol ni perfumes.
  • Si tienes oportunidad, lavar la zona con agua puede ser reconfortante.
  • Después de limpiarte, el secado es igual de importante. Olvídate de frotar, enfócate en dar toquecitos suaves con una toalla limpia y suave.
  • Elige ropa interior de algodón y holgada. Este material permite que la zona respire, reduciendo así la humedad, mientras que la holgura evita la presión innecesaria en el área efactada..
  1. Evita estar sentado mucho tiempo

Cuando te quedas sentado mucho tiempo, pones todo tu peso sobre esa zona herida. Esto no solo hace que se sienta más incómodo, sino que puede empeorar las cosas.

Entonces, ¿qué puedes hacer? Levántate y muévete un poco cada hora. No necesitas hacer ejercicio intenso, solo caminar, estirarte, o incluso moverte mientras trabajas si tienes esa opción. Tu cuerpo te agradece esos pequeños descansos.

Otra idea es usar un temporizador. Ponlo para que suene cada hora y te recuerde levantarte. Puedes aprovechar para ir por un vaso de agua o simplemente para dar una pequeña vuelta por tu espacio de trabajo o casa.

  1. Evita hacer mucho esfuerzo en el baño

Cuando tienes hemorroides, ir al baño puede convertirse en un momento de estrés por el dolor o la incomodidad que puede suponer. La clave está en hacer que este proceso sea lo más suave y libre de esfuerzo posible.

No trates de forzar la zona e intenta tomar medidas para ablandar tus heces:

  • Bebe suficiente agua. Cuando no bebemos el agua necesaria, nuestras heces pueden volverse duras y secas, lo que nos obliga a esforzarnos más cuando vamos al baño.
  • Añade alimentos con fibra en tu dieta. Si te resulta difícil obtener suficiente fibra en tu dieta, los suplementos pueden ser una ayuda.
  • Escoge una buena postura en el cuarto de baño. Elevar ligeramente los pies con un pequeño banco puede poner tu cuerpo en una posición más natural para defecar, similar a una posición de cuclillas.
  1. Evita alimentos y acciones que pueden hacerte daño

Cuando se trata de manejar las hemorroides, no solo es importante lo que comes, sino también ciertos hábitos que pueden influir mucho en tu bienestar. Algunas rutinas diarias, que quizás parecen inofensivas, pueden estar aumentando tus síntomas sin que te des cuenta. Te explicamos un poco más sobre cada una de estas acciones y por qué deberías considerar evitarlas.

Hacer ejercicios de fuerza

Los ejercicios de fuerza, cuando se realizan correctamente, benefician a la salud, incluyendo la mejora de la circulación y el fortalecimiento de los músculos que ayudan en la función intestinal. Sin embargo, es importante evitar el exceso de esfuerzo, especialmente al levantar pesos pesados, ya que esto puede aumentar la presión abdominal y, por ende, en las venas del recto y el ano.

Comer picante

En la zona anorrectal podemos sentir irritación o ardor cuando evacuamos los restos de comida picante. Por lo tanto, al tener las hemorroides inflamadas, no es recomendable tomar picante, ya que se puede irritar o inflamar la zona aún más.

Fumar

El tabaquismo contribuye a la inflamación y empeora los síntomas hemorroidales. Además, la tos crónica asociada al fumar aumenta la presión en el abdomen y empeora las hemorroides. Reducir o dejar de fumar tiene un impacto positivo no solo en las hemorroides sino en tu salud en general.

Beber alcohol

Aunque beber alcohol no causa hemorroides directamente, beberlo en exceso sí aumenta los factores de riesgo asociados. El alcohol actúa como un diurético, provocando deshidratación y estreñimiento. Estas condiciones pueden llevar al desarrollo de hemorroides y dificultar su manejo.

No tomes alimentos que produzcan gases

Cuando consumes estos alimentos, el proceso de fermentación en el intestino produce gases, lo que a su vez incrementa la presión en el recto y las venas hemorroidales, aumentando el dolor y la incomodidad.

  • Legumbres. Alubias, lentejas, garbanzos y guisantes son conocidos por provocar gases. Esto es por su alto contenido de fibra y rafinosa, un tipo de azúcar que el cuerpo tiene dificultades para digerir.
  • Verduras crucíferas. Brócoli, coliflor, repollo, coles de Bruselas y col son ricas en fibra y en un azufre orgánico que puede producir gas durante la digestión.
  • Alimentos ricos en almidón. Patatas, maíz y pasta producen gases en algunas personas al descomponerse en el intestino.
  • Alimentos ricos en fructosa. Algunas frutas (como manzanas, peras y melocotones), verduras, y productos procesados que contienen jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Bebidas carbonatadas. Refrescos y agua con gas introducen dióxido de carbono en el sistema digestivo, lo que contribuye a la acumulación de gas.
  • Edulcorantes artificiales. Sorbitol, manitol y xilitol, presentes en chicles y dulces sin azúcar, causan gases y distensión abdominal en algunas personas.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad