Saltar al contenido

Consejos para dejar el tabaco sin ansiedad

consejos para dejar de fumar

Si pretendes dar el paso para reducir tu consumo de tabaco, debes saber que esto quizás pueda generarte momentos de ansiedad al echar de menos el cigarrillo. Es totalmente normal, pero muy frustrante y puede hacer que mucha gente desista en su proceso de dejar el tabaco. Por eso te hemos preparado la siguiente infografía, con una serie de consejos para mitigar la ansiedad si pretendemos dejar el tabaco.

¿Cómo dejar el tabaco?

  • Busca un sustituto antiestrés: Probablemente uno de los motivos por los que fumabas era para reducir tus niveles de estrés. Sin embargo, debido a la dependencia que el tabaco genera, quizás el disminuir su consumo te genere estrés y ansiedad. Por eso mismo conviene buscar otras métodos de rebajar esta tensión, como practicar yoga, tai-chi, escuchar música relajante o practicar técnicas de relajación.
  • Revisa tu lista de pros y contras: Prepara una lista con todos los pros que te producía fumar y con los contras, intentando ser lo más ecuánime posible. Teniendo en cuenta la cantidad de contras que tiene el tabaco (problemas de salud, gasto de dinero, empeoramiento de tu aspecto y olor corporal), ver en una lista el contraste entre los múltiples contras y los pocos pros cuando te dé la ansiedad pueda relajar ese estado.
  • Evita las situaciones tentadoras: Hay una serie de situaciones que aumentan las ganas de fumar y que conviene evitar. Localiza cuáles son y procura no exponerte con frecuencia a ellas, para que no pases por demasiados momentos de ansiedad. Una buena forma es intentar aumentar las actividades de ocio en espacios donde no esté permitido fumar, y evitar las situaciones y los lugares en los que fumabas o consumías tabaco con más frecuencia. Incluso durante las primeras semanas conviene evitar tener contacto con personas fumadoras.
  • Encuentra distracciones: Cuando te den ganas de fumar, prueba a buscar alguna distracción que te quite esa necesidad de consumir tabaco. Algunos ejemplos son mascar chicle o caramelo, comer zanahoria cruda o incluso meterte un lápiz en la boca.
  • Terapias de reemplazo: Siempre consultando con tu médico, puedes probar alguna de las terapias de reemplazo, como parches o chicles de nicotina, o medicamentos sin nicotina para dejar de fumar.
  • Realiza actividad física: No sólo por todos los beneficios que tiene el deporte contra la ansiedad, sino también por el hecho de ir comprobando cómo tu capacidad de realizar ejercicio aumenta conforme vas fumando menos.
  • Date recompensas: Contra la ansiedad por el tabaco viene bien tener en el horizonte una recompensa que te motive y te mentalice para dejar de fumar. Una buena forma de organizarse es guardar en una hucha el dinero que normalmente gastarías en fumar y usar ese dinero para las recompensas.
  • Disminuye progresivamente: Hay gente con una fuerza de voluntad férrea que es capaz de dejar de fumar repentinamente y no recaer, pero no es lo habitual. Por eso te sugerimos que marques un objetivo realista para ir dejando de fumar, de forma que no notes un cambio muy traumático en tus hábitos, pero que tampoco te marques como plazo un año para hacerlo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad