Saltar al contenido

6 consejos para prevenir el envejecimiento cerebral

envejecimiento cerebral

Las ciencias que estudian el envejecimiento coinciden en las técnicas y hábitos que permiten prolongar la vida de las células: entre estos, tienen un papel decisivo los ejercicios mentales y físicos, que permiten que el cerebro procese información y se mantenga activo, pero son muy importantes también los estilo de alimentación y la rutina diaria.

¿Qué es el envejecimiento cerebral y cuándo ocurre?

Con el paso del tiempo también el cerebro envejece: el número de neuronas disminuye y algunas funciones cerebrales sufren un declive, como el aprendizaje, la memoria y la capacidad de adaptación a situaciones y problemas.

La ciencia que estudia el cerebro y la genética coincide en que durante la edad adulta el organismo es incapaz de hacer frente a la pérdida de neuronas: la neurogénesis, que es la formación de nuevas células en el cerebro, disminuye drásticamente durante el crecimiento.

La investigación en neurociencia, sin embargo, también nos da buenas noticias: llevar un estilo de vida saludable desde una edad temprana ayuda a prevenir el envejecimiento cerebral . Los investigadores observaron un vínculo entre algunos comportamientos perjudiciales para la salud y el deterioro cognitivo temprano, lo que indica cómo las actividades diarias afectan la calidad de vida en la vejez.

A medida que el envejecimiento cerebral se vuelve fisiológico, a medida que avanzan los años, es posible frenar los efectos de la pérdida neuronal actuando sobre las causas y factores de riesgo de las enfermedades del sistema nervioso. Aquí hay algunos hábitos que es bueno cultivar a lo largo de su vida y mantenerlos incluso en la vejez.

El envejecimiento es una parte fisiológica de la vida, pero la investigación científica ayuda a entender cómo retrasarlo, con estos 5 consejos:

Entrenamiento mental

Para prevenir el envejecimiento cerebral es fundamental mantener la mente entrenada .

El deterioro de la función cerebral se manifiesta en la pérdida de memoria y la sensación de desorientación que afecta con mayor facilidad a los ancianos, pero que puede ocurrir a cualquier edad tras el desarrollo de enfermedades cerebrales.

La mejor manera de combatir estos síntomas es participar en actividades estimulantes cognitivas, como leer libros y periódicos , estudiar y practicar juegos de lógica o lenguaje , como acertijos y crucigramas. Estas actividades requieren concentración y mantienen activas las sinapsis químicas que permiten el funcionamiento de todo el organismo: de esta forma la materia gris se deteriora más lentamente.

También es importante entrenar el cerebro cuando el trabajo o una cantidad excesiva de tiempo libre lleva a las personas a repetir los mismos comportamientos de forma automática: por ejemplo, seguir leyendo cuando las jornadas laborales son muy agotadoras, o intentar involucrar la mente cuando la jubilación permite varios las horas libres pueden ser una cura eficaz para la pérdida de la función cognitiva.

Incluso los síntomas de afecciones que afectan la corteza cerebral, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer, pueden ralentizarse mediante el esfuerzo mental . A medida que avanzan los años, la vida se vuelve menos activa, pero esto no debería impedir que las personas mayores inicien un curso de estudio o persigan nuevas pasiones: una mente activa es la mejor prevención del daño a la materia gris.

Actividades sociales y pasatiempos

Entre las actividades que mejoran la salud del cerebro, también hay que recordar la compañía de amigos y familiares .

Salir a pasar tiempo con sus seres queridos y sentirse parte de su comunidad es muy importante para combatir la soledad que enfrentan las personas que atraviesan cambios en su vida, como la independencia de sus hijos o la jubilación.

Cuando la vida cotidiana cambia, como ocurre en algún momento de la edad adulta o en la vejez, necesitas adaptarte y encontrar nuevas actividades para llenar tu día y estar en contacto con la realidad social. Las relaciones con la familia son cruciales para las personas mayores, pero es igualmente importante construir y cultivar lazos con amigos y conocidos , participando en actividades recreativas grupales o cursos de formación o realizando trabajo voluntario .

Es por esto que muchas personas mayores se unen para crear cooperativas de asistencia , matricularse en la Universidad de la Tercera Edad , o simplemente reunirse para cultivar aficiones en compañía en lugar de estar solos en casa. Hoy también la tecnología ofrece una gran ayuda para encontrar vínculos con la propia comunidad: gracias a las comunidades y foros en línea , de hecho, las personas que tienen las mismas aficiones pueden comunicarse y organizar reuniones. Sentirse parte de un grupo empuja a los mayores a no abandonar sus pasiones y a superarse y se trata de un entrenamiento constructivo para el cerebro , que sigue recibiendo nuevos estímulos.

La psicología geriátrica también reconoce a las actividades sociales un papel de apoyo que puede marcar la diferencia en la forma en que nos enfrentamos a los años que avanzan . Quienes mantienen vínculos con su entorno social son menos propensos a la depresión y la inactividad: tienen un motivo para seguir descubriendo cosas nuevas porque tienen a alguien con quien hablar sobre sus intereses y esto también ayuda a las funciones cognitivas del lenguaje , la memoria y el aprendizaje .

Actividad física

La salud del cerebro está ligada a la de todo el cuerpo y por eso las personas que practican deporte de forma habitual se mantienen más jóvenes.

Actividades como caminar , andar en bicicleta y nadar son las mejores para poner en movimiento todo el cuerpo , pero cualquier tipo de deporte contribuye a mejorar el rendimiento del cuerpo y la mente, porque es un calmante natural del estrés y ayuda a concentrar la energía y combatir la fatiga. .

Incluso aquellos que nunca han sido deportistas pueden comenzar a hacer ejercicio en la edad adulta , por ejemplo, aprendiendo a nadar o en bicicleta , ambos útiles para desarrollar los músculos de todo el cuerpo y promover el buen funcionamiento del sistema cardiovascular . Para las personas mayores, que ya no tienen la misma energía que antes, basta con caminar o pedalear unas horas a la semana para obtener beneficios, pero esto no les impide ponerse a prueba con más entrenamiento . De hecho, incluso en la vejez, se pueden lograr resultados sorprendentes estimulando no solo la circulación, sino también el trabajo de las sinapsis y las neuronas .

El deporte también ayuda a combatir algunas afecciones que comprometen la salud en la vejez, como el estrés , la depresión , la falta de sueño y el sobrepeso . Los ejercicios físicos ayudan a mantener el peso bajo control y mejoran la funcionalidad de músculos y articulaciones, haciendo que los movimientos sean más fluidos: esto permite que las personas mayores se muevan de forma independiente y segura, mejorando también el estado de ánimo .

L ‘ ejercicio combate el estrés y la depresión asociados a la pérdida del control motor utilizando las energías del cuerpo y mejorando el estado de ánimo, y ayuda a mejorar el sueño, gracias a la acción de los neurotransmisores . Estas condiciones afectan la salud general de las personas mayores, logrando prevenir el envejecimiento cerebral .

Hoy en día, la práctica de deporte también es una actividad permitida a las personas que sufren alguna discapacidad y esto puede fomentar lazos sociales : en ocasiones los de edad avanzada renuncian a las vacaciones , los viajes o las actividades al aire libre por miedo a ser una carga para el grupo. Por el contrario, existen muchos colectivos en los que las personas mayores que organizan viajes y excursiones y se mantienen en buen estado físico pueden animar a las personas a aprovecharlas, creando esos vínculos con el entorno social que son beneficiosos para la salud.

Nutrición equilibrada

La nutrición es una parte fundamental del estilo de vida y puede tener importantes consecuencias en la salud del cuerpo y especialmente del cerebro.

Para prevenir el envejecimiento cerebral es fundamental tener un correcto estilo de alimentación , siguiendo una dieta completa con todos los nutrientes. La mejor dieta para envejecer manteniendo una buena salud es la que incluye alimentos saludables , como verduras , frutas y cereales integrales , además de preferir proteínas derivadas de pescado y legumbres y aceite de oliva como condimento.

Las frutas y verduras son alimentos ricos en agua , vitaminas y sales minerales , es decir, sustancias que ejercen una acción protectora sobre la membrana celular, retrasando así el envejecimiento. Estas sustancias también están contenidas en los cereales integrales, que también son ricos en fibra y ayudan a controlar los factores de riesgo del envejecimiento, como el sobrepeso.

Otro grupo de nutrientes muy importante frente al deterioro cognitivo son los ácidos grasos omega-3 , presentes en el pescado azul y los frutos secos: estas grasas tienen efectos beneficiosos sobre el cerebro , favoreciendo funciones como el aprendizaje y la memoria y, por tanto, fundamentales en la vejez.

Un último alimento capaz de prevenir el envejecimiento cerebral es el aceite de oliva , que gracias al contenido de polifenoles previene y retrasa el deterioro cognitivo.

Cantidad y calidad del sueño

La funcionalidad y la salud del cerebro están íntimamente ligadas a la calidad del sueño .

Muchas personas padecen trastornos del sueño, que se subestiman, mientras que son factores de riesgo de enfermedades del sistema nervioso y afecciones degenerativas como la demencia senil. Durante la vejez, el ritmo de sueño-vigilia cambia y el sueño se vuelve cada vez más fragmentado: esto a menudo impide que los ancianos descansen lo suficiente.

Sin embargo, las personas mayores necesitan dormir porque tienen menos energía y la alteración del sueño pone a las células cerebrales en una condición estresante . Esto puede facilitar el declive de las funciones cognitivas , que en cambio son mejores en sujetos en estado de bienestar que disfrutan de un descanso adecuado.

Los trastornos del sueño son una posible causa de enfermedades cardíacas y cerebrovasculares o pueden deberse a enfermedades neurológicas: en cualquier caso, quienes las padecen deben someterse a una resonancia magnética y posiblemente seguir terapias consistentes en fármacos y sesiones psicoterapéuticas.

El envejecimiento también implica las horas de sueño, que representan aproximadamente un tercio de la vida de un individuo. Para poder recuperar energías y evitar la somnolencia diurna, también es posible actuar sobre los hábitos diarios, antes de recurrir a la medicina: mantenerse ocupado y hacer actividad física, además de entrenar el cerebro a través del estudio y la lectura, ayuda a cansar el cuerpo. y la mente , y ayuda a conciliar el sueño y dormir continuamente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad